Un espacio para la formación popular alternativa

La Casa de la vinculación es un espacio de encuentro entre la Universidad Autónoma de Querétaro, a través de su Dirección de Vinculación Social, y diversos grupos de ciudadanos organizados, para impulsar proyectos y acciones dirigidos a la restauración del tejido social, la educación alternativa, el fortalecimiento de las culturas populares y la organización ciudadana queretana y particularmente carrillense. A través de esa vinculación se espera impulsar prácticas alternativas de convivencia, de educación no escolarizada, de producción, comercio y recreación, dirigidas a mejorar la salud física y mental de la población, la economía doméstica y el cuidado ecológico, entre otros.  

La Casa de Vinculación Social se encuentra localizada en calle 20 de noviembre no. 426, en el pueblo de Felipe Carrillo Puerto, ubicado en la zona tradicional de la delegación con el mismo nombre, se considera una de las comunidades más antiguas del municipio de Querétaro. De origen hñähñú cuenta con 16 capillas, 8 de las cuales son virreinales y, en torno a ellas, desde la época colonial, la población organiza fiestas a lo largo del año. Carrillo Puerto fue cuna de las más importantes bandas de música de la ciudad. Sus habitantes fueron también agricultores, horticultores, floricultores, artesanos de telas de cambaya, etc.

Este asentamiento se distinguió también por sus tequios y su organización popular en asambleas de barrios, sobre todo en la década de los ochenta, para promover la urbanización de la comunidad; sin embargo, su capacidad organizativa ha ido decayendo, por las condiciones que impone el modelo de desarrollo dominante.  Entre los años 1950-1980 (y aún hasta la fecha), Carrillo Puerto ha sido violentamente afectado por la zona industrial Benito Juárez, que había prometido progreso, pero que en los hechos trastocó sus espacios comunitarios, formas de vida y tradiciones. Este pueblo, al ser cercado por la zona industrial, se volvió casi invisible, en muchos sentidos, para los gobiernos municipal y estatal, pues ha crecido de modo muy desordenado y tiene serios problemas urbanos (vialidades, conflictos por la tenencia de la tierra, contaminación ambiental, falta de espacios para la recreación, etc.).  Así, la ocupación de la población ha ido variando por estas condiciones; de campesinos, sus habitantes pasaron a ser: obreros (que rotan en tres turnos), comerciantes, vendedores ambulantes y desempleados. Estos cambios, ante la falta de espacios para la recreación o para el encuentro comunitario, originaron o agravaron diversos problemas sociales (especialmente entre los jóvenes que terminan la escuela básica y no tienen oportunidades de continuar sus estudios): adicciones diversas, pandillerismo, narcomenudeo, depresión social, sentido de la vida teledirigido y fundado en el consumismo, etc.  

Hay que decir, sin embargo, que el pueblo de Carrillo Puerto cuenta con gran potencial en todos los sentidos. Hay varios grupos musicales, deportivos, de rap, danza moderna, artistas plásticos, etc. que se reúnen, convocados por diversos motivos o colectivos, entre otros por la organización llamada Asamblea General del Pueblo, A.C., en el kiosco de la localidad o en diferentes barrios. Aunque Carrillo Puerto cuenta con una casa de la cultura y una biblioteca pública, éstas son insuficientes para atender las necesidades de una población tan diversa y numerosa. La delegación tiene alrededor de 118 mil habitantes; el pueblo, alrededor de 15 mil y las instituciones mencionadas atienden entre las dos, apenas alrededor de 800 usuarios).  La Casa de la Vinculación Social es un espacio de encuentro comunitario, fuera de la universidad, que permite dar una mayor atención a la población, conocer más de cerca sus necesidades e impulsar formas distintas de comprensión del mundo y de participación en él. 

La Casa de la Vinculación Social está administrada por dos figuras, la universitaria y la comunitaria. La universitaria a través de la Dirección de Vinculación Social de la Universidad Autónoma de Querétaro. En especial participan en ella dos coordinaciones: Proyectos Urbanos y Educación Continua, y es apoyada tanto por maestros universitarios, como por estudiantes de distintas facultades, como vinculadores o prestadores de servicio social, respectivamente. 

El enfoque de dicha dirección, se inspira en la propuesta de Paulo Freire, y la Educación popular, donde cada persona comparte lo que sabe. La comunidad participa a través de la administración comunitaria, por la que se organizan los círculos de saberes, es decir, se comparten conocimientos de forma “gratuita”, resignificando la “gratuidad” como una forma de reciprocidad, solidaridad y compañerismo entre los usuarios.  

Beneficiarios  

  • La sociedad queretana, especialmente los habitantes del pueblo de Felipe Carrillo Puerto.